els 8 néts

"Viure és envellir" ¡Força! Endavant sempre!

diumenge, 31 de març de 2013

belles amistats

Jordi i Julià
Jordi i Josep el dos amb cadira
Jordi Julià
Josep i Julià
Jordi, Josep i Julià tres JJJ ( en un lleig entorn )
Josep i Julià 
allunyades les tres JJJ
entre els tres ‘dos-cents-deu anys’ i moltes pedalejades


Una manera guapa d’acabar el més: El retràs de l’hora, no ha impedit de sortir a passejar, a les deu ja emprenia el vol, he pensat que carai! Avui una xocolata amb porres se’m posaria bé, pensat i fet, renoi que n’és de bona i calenta...Recullo El Periódico i enfilo cap El Patronat, per fer-hi un cafè i de pas saludar els avis amics a la taula de joc (juguen els diumenges a la Manilla, volia fotografiar cartes i mans) m’he quedat amb un pam de nas, doncs no hi eren. Avui no toca. Enfilo la Ronda del Carril, saludo el Dr. el meu metge del cap, acalorat, cremant calories, venia de lluny. El deixo i trobo un altre Dr. del Cap, ells no s’havien vist, després de saludar-lo penso ja és casualitat.

Continuo el passeig, ja tornava cap a casa i m’atrapa per el carril bici un ciclista, si que es en Rof? Hola Julià! Anem amb el Jordi i t’ha vist i jo he fet quatre pedalades per atrapar-t’hi, ara ve en Jordi, en un tres i no res ha sigut allà, quina alegria ens hem endut els tres, tots ex ciclistes del CCG, ara en Jordi fa anar una cadira adaptada per poder pedalar amb les mans, doncs un greu accident el va apartar del plaer d’anar amb bicicleta, no us ho perdeu ens portem mesos. Que bonic l’amistat de tants anys pedalant junts? En Jordi sempre hi ha un bon amic que l’acompanya. Ens em fet fotos. Els hi he demanat permís per penjar-ho el blog, he rebut un si amb alegria. Els dos no soc amics d’Internet.

Content he continuat el camí cap a casa, enfredorat, amb la veu cascada de la conversa, però em unes pessigolles d’alegria per la trobada. Son fets de VIDA! Que la vida ens regala i ha vull ho ha fet, gracies VIDA! Demà abril s’acosten els setantes d’en Josep!

dijous, 28 de març de 2013

Konstantinos P. Kavafis



EN TANT QUE PUGUIS
I si, doncs, no pots fer la teva vida com la vols,
això almenys procura
en tant que puguis: no l'abarateixis
amb massa contacte del món,
amb molts moviments i converses.

No, no l'abarateixis agafant-la,
rodant sovint amb ella i exposant-la
a la diària bajania
de les relacions i els intercanvis
fins que es torni com una forastera enfadosa.


TALMENT HE CONTEMPLAT...
La bellesa, talment l'he contemplada,
que tinc la vista plena de bellesa.

Línies del cos. Llavis vermells. Membres voluptuosos.
Cabells talment d'estàtues gregues presos:
que sempre feien goig, fins si no els pentinaven,
i queien, una mica, per damunt dels fronts blancs.
Cares d'amor, com les volia
la meva poesia:
en les nits de la meva jovenesa,
secretes en les meves nits, quan anava a trobar-les.
Konstantinos P. Kavafis versió catalana per Carles Riba


FOTOS: Canon EOS 550D DIGITAL foco 18/135mm per jrrof

diumenge, 17 de març de 2013

adagio





Adagio para Franz Schubert
(Quinteto en Do mayor)
A Paca Aguirre
                            I
Apenas vaho sobre el cristal
con ademanes de ceniza, con estelas de niebla,
señala el mayordomo el lugar reservado
a cada uno de los comensales,
y susurra sus nombres con sílabas de ráfaga.
Franz ―todos― bebe copas, copas, copas
de un oro ajado, de un resplandor marchito,
una luz madura en otras tierras
diluidas en la memoria.
¿Dónde estarán los compañeros que no ve?
Acaso fueron arrastrados por las aguas de Heráclito
hasta donde el ocaso se remansa y languidece.
Han cesado las risas. Las palabras son ascuas.
Todo es en este instante
desolación, herrumbre, acabamiento.
Huele a manzanas y a membrillos
demasiado maduros.
A través del ojo de buey
Franz contempla los días
que se aproximan navegando.
La ciudad que lo espera le saluda
con sus brazos alzados a las nubes,
enfundados en terciopelo gris.
Paralizado, congelado, el tiempo
va adquiriendo la pátina de estar atardeciendo,
otoñándose sobre el mar,
sobre la muerte, sobre el amor, sobre la música
que se libera, misteriosamente,
de nadie sabe qué prisiones.
                         II
Esta música lleva mucha muerte dentro.
El amor lleva dentro mucha música,
mucho mar, mucha muerte.
La muerte es un amor que habla con el silencio.
El amor es una melodía hija del mar y de la muerte:
asciende, gira, enlaza el cuerpo, lo encadena
hasta asfixiarlo despiadadamente.
                          III
La nave fantasmal ―pero real― navega
sobre el amor, sobre la muerte
(también sobre el olvido),
y glisa sobre el arpa de las olas,
navega sobre el agua como el laúd sobre la música
(y es que música y mar tienen el mismo origen).
Este mar lleva dentro mucha música,
mucho amor, mucha muerte.
                               Y también mucha vida.
                        IV
 ...Y también mucha vida.
No sólo la que testimonia
el hervor de los brazos blanquísimos de las olas
al otro lado del cristal ―solar, lunar― del camarote,
sino la que agoniza en el lado de acá.
Abanicos de plumas y de oro empiezan a girar.
Giran y giran cada vez más vertiginosamente
―acelerando, siempre acelerando―
absorbidos, cautivos, reclamados por bocas abisales,
fraques azules, grises, rumor de besos y batir de alas,
ojos ennoblecidos por las lágrimas,
labios besados hondamente, que por eso
tienen más vida que quitar,
y el giro, el giro, el vértigo del vals,
el del polaco tísico
que escuchaba en la Valldemosa invernal
golpear insistente sobre el suelo la gota de agua.
El vals futuro, felicidad florida
de la dinastía risueña de los vieneses
resucitados cada 1 de enero en los televisores,
supervivientes de un imperio feliz e injusto
que ya no puede ser.
Son absorbidos, chupados, esclavizados
por lo hondo tenebroso. En el embudo
caen y desaparecen gorjeos de las aves
de los bosques de Viena, huéspedes de las ramas
húmedas de los tilos y los abedules,
aroma de grosellas y frambuesas,
de fresas y de arándanos: todos aprisionados
en las redes de escarcha del otoño.
El implacable sumidero
devora tules, sedas, lámparas de luz azulada,
nubes que se suicidan arrojándose
al hueco que termina
en el corazón verde del mar,
en la hoguera sombría y helada de la nada,
en lo fatal, irreversiblemente mudo.
Los invisibles compañeros
contemplan aterrados y desamparados
ese derrumbamiento que acaba en el silencio.
                          V
...El silencio que surca el ataúd de caoba.
a sus desvanecidos compañeros.
Con la clarividencia del moribundo
oye su despedida, sus adioses
con voces de violines, de violas, de violonchelos.
Sonaban a diamante y penumbra.
La nave ―¿o ataúd?― en que Franz llega,
irremediablemente solo, cabecea sobre las ondas,
las azota su quilla con ritmo sosegado:
―chasquido, pellizcado, pizzicatto sombrío―
entre dos nadas, entre dos nuncas.
                           VI
...Entre dos nuncas. El recién llegado
contempla el cielo encajonado
entre dos muros, entre dos sombras, entre dos silencios,
entre dos nadas.
Sentado sobre su banco de cemento
saca de su bolsillo unos trozos de pan,
los desmiga. Da de comer a las palomas.
(De Cuaderno de Nueva York, 1998)
                                José Hierro (1922-2002)



..Entre dos nuncas. El recién llegado
contempla el cielo encajonado 
entre dos muros, entre dos sombras, entre dos silencios, 
entre dos nadas. 
Sentado sobre su banco de cemento 
saca de su bolsillo unos trozos de pan, 
los desmiga. Da de comer a las palomas.

LLUEVE, HACE FRÍO, LEO POESÍA de José Hierro jrrof   fotos alrededores de La Garriga Canon 550D digital foco18/135mm por jrrof